fbpx

Suicidio y Pensamientos Suicidios

Según datos y cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) cerca de 800.000.- personas se suicidan cada año en todo el mundo, siendo la segunda causa principal de defunción entre los 15 a 29 años de edad. Aunque los intentos de suicidio son más frecuentes entre las mujeres, los hombres son más propensos a completar el suicidio ya que tienden a usar métodos más letales, como las armas de fuego.

¿Por qué se produce?

Los pensamientos suicidas o las acciones suicidas pueden tener distintas causas. Si bien existe el vínculo estrecho entre suicidio y afecciones mentales como la depresión o el consumo excesivo de alcohol y drogas, muchos suicidios se producen impulsivamente en momentos de crisis que menoscaban la capacidad para afrontar las tensiones de la vida, tales como los problemas financieros, las rupturas de relaciones o los dolores y enfermedades crónicos.

Además, las experiencias relacionadas con conflictos, desastres, violencia, abusos, pérdidas y sensación de aislamiento están estrechamente ligadas a conductas suicidas.

Mencionar que las tasas de suicidio se elevan entre los grupos más vulnerables de la sociedad los cuales son objeto de discriminación, por ejemplo, los refugiados y migrantes; las comunidades indígenas; las personas LGBTI y todo aquel o aquella que sienta (o interprete de su vida) “incomprensión” “poco apoyo”, o “poca aceptación” por lo social.

Algunos signos o señales que pueden advertir sobre el suicidio o los pensamientos suicidas serían:

  • Cuando la persona habla acerca del suicidio, por ejemplo, con dichos como “me voy a suicidar”, “desearía estar muerto” o “desearía no haber nacido”.
  • Obtener los medios para quitarse la vida, por ejemplo, al comprar un arma o almacenar pastillas.
  • Aislarse de la sociedad y querer estar solo.
  • Tener cambios de humor, como euforia un día y desazón profunda el siguiente.
  • Preocuparse por la muerte, por morir o por la violencia.
  • Sentirse atrapado o sin esperanzas a causa de alguna situación.
  • Aumentar el consumo de drogas o bebidas alcohólicas.
  • Cambiar la rutina normal, incluidos los patrones de alimentación y sueño.
  • Hacer actividades arriesgadas o autodestructivas, como consumir drogas o manejar de manera negligente.
  • Regalar las pertenencias o poner los asuntos personales en orden cuando no hay otra explicación lógica para hacerlo.
  • Despedirse de las personas como si no se las fuera a ver de nuevo.
  • Manifestar cambios de personalidad o sentirse extremadamente ansioso o agitado, en especial cuando se tienen algunos de los signos de advertencia que se mencionaron con anterioridad.

Tenemos que dejar en claro que los signos de advertencia no siempre son obvios y pueden cambiar de persona a persona. Algunas dejan en claro (de manera manifiesta) sus intenciones mientras que otros guardan en secreto sus pensamientos y sentimientos
suicidas.

Si estás pensando en suicidarte o conoces a alguien que tenga pensamientos suicidas, identifica los signos de advertencia y comunícate para buscar ayuda y tratamiento profesional de inmediato. Puedes salvar una vida; la tuya o la de otro.

En Clínica NovaVita estamos para escuchar y acogerte. Si tienes dudas o miedos, si quieres apoyar a un ser querido o si quieres mayor información, por favor llámanos.

Artículo escrito por:

Equipo Terapéutico

Novavita

Artículos Relacionados:

!Comparte este artículo y se parte del bienestar emocional de otros¡

Suicidio y pensamientos suicidios

Av. Apoquindo N° 4100 of. 706, Metro Alcántara, Las Condes, Santiago